miércoles, 4 de febrero de 2009

Y no me quiero enterar

Abundando en lo que comentaba ayer, cabe resaltar otro aspecto particularmente siniestro de las crisis actual. Todas estas inyecciones billonarias de dinero las pagan los estados. Bien. Pero un estado no pinta el dinero. Su financiación viene siempre* de los contribuyentes, esos mismos que ahora, como poco, lo están pasando chungo. Esos mismos que están en paro, o lo estarán el mes que viene, o están con el agua al cuello; para éstos no hay financiación multimillonaria. La megafinanciación es para los bancos. La gente lo ve ante sus ojos, perpleja.

Estoy puteado y mi dinero para FG y para Botín? Sí, bro. Pero, tranqui, man, que al Gobierno se le acaba la paciencia: Chache Sebastián nos salvará. Pero no ha sido el propio Gobierno el que les ha dado dinero cosa fina, sin consultar a nadie? De hecho, no es el único que puede hacer eso por la fuerza, porque voluntariamente la gente no hubiera hecho una estupidez tal?...




*La financiación del sector público viene, básicamente, o de impuestos o de deuda pública, pero la deuda pública, aun siendo suscrita voluntariamente en su momento, va a ser pagada tarde o temprano por los contribuyentes (pan para hoy y hambre para mañana, como se suele decir), así que toda la financiación pública es a través de impuestos.

1 comentario:

revival100% dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.